17 de noviembre de 2008

La belleza está en el interior...


De pequeñas las mamás nos decían que la ropa interior bien limpia y cuidada, no fuera que nos pusiéramos malitas o tuviéramos un accidente y pasáramos por el mal trago de desvelar descuido o dejadez en la vestimenta más íntima. Yo me imaginaba tirada en alguna calle en medio de un ruido infernal de ambulancias pero feliz por la misión bien cumplida cuando la faldita del uniforme alborotada para arriba, desvelara unas níveas braguitas de algodón. Luego crecimos y las amenazas viales se olvidaron. Recuerdo como primer trauma de juventud el primer sujetador, asimilarlo no fue fácil: apretaba, oprimía... pero acabó por convertirse en un elemento imprescindible, tanto que ya no nos imaginamos salir sin él (y cada vez menos :-)

Unos cuantos años después (post-trauma) seleccionamos las braguitas y los sujetadores como parte importante de la vestimenta y en esa selección dicen que hay mucho de nuestro carácter y personalidad: roja y con encajes para las más apasionadas, gris o negra o visón para las chicas prácticas... Hay quien prefiere el tanga por comodidad y porque no marca, en cambio otras nunca se lo pondrían justo por lo contrario. La gama para elegir es amplia, cada vez más sofisticada. Una buena muestra es el desfile de Victoria´s Secret, todo un acontecimiento made in usa, como la bandera o el día de acción de gracias. Dentro de nada el día del desfile de braguitas, ligueros y frufús será instaurado como fiesta nacional... Tiempo al tiempo.




6 comentarios:

JuliaFuentez dijo...

muy buen post, creo que siempre nos olvidamos de esos detallitos que hacen una gran diferencia, si es que se muestran 8-)

Montse dijo...

De acuerdo con Julia: muy buen post :)

Eso sí: Victoria's Secret... ¡A mí no me gusta nada! (aquí vuelvo, querida T38, con mi espíritu "aguafiestas":)) Viví en los EEUU y, estando allí, jamás compré en dicha cadena, pese a sí entrar en sus tiendas. Terminaba optando siempre por Calvin Klein, que allí es bueno, bonito y barato.

De aquí me encanta Andrés Sardà, si bien últimamente no ando yo con el bolsillo a la altura, así que me conformo con las líneas económicas pero bastante logradas de Etam, Intimissimi o Golden Point (Sissi, etc.)

Un día nos podrías sorprender con una entrada íntegra acerca de la comodidad del tanga... :)

Besitos a Valencia desde Barcelona.

EL BLOG DE KARIÑO dijo...

Que buen título del post!!!
A mi la historia del accidente me la contó mi abuelita..ajjaja¿que les daríaa todas por asustarnos con una cosa así? como si los paramédicos se fijaran en la ropa que tienen que cortar!! ajajaj
Para mí esta ropa es inutilizable..así como los vestidos de Maria Antonieta...pero es un placer igualmente mirarlas..sobre todo puestas en estas bellezas de mujeres...

www.todoestilo.net dijo...

Enhorabuena por el post! Muy bueno!

T38 dijo...

Julia Fuentez:
verdad? No es que seamos descuidadas (eso nooo, aprendimos la lección de las mamis) pero de ahí a ir como en las fotos.... Besitos!

Montse:
jajajaja no te disculpes, que lo interesante es que hablemos y no todas opinamos lo mismo (para darnos la razón ya tenemos a los novios ;-) Además yo como tú me quedo con Sardá ¡dónde va a parar! Besos!!

El blog de Kariño:
es una leyenda urbana que se transmite entre mujeres principalmente, he hecho la prueba y en una reunión siempre hay alguien que conoce la historia de la ropa interior ;-P A mi esta ropa también me parece excesiva pero lo explicas muy bien, es bonita para ver y saber que existe. Un beso!

Todoestilo:
gracias! qué ánimos dáis. Besitos!

Merci a Todas!!

Buy viagra dijo...

Me encanta la ropa interior, y como dices, sin duda alguna expresa mucho nuestra personalidad, aunque las mujeres ya cuando entran en su edad madura como a los 20 es cuando se empieza a apasionar por lo que lleva como ropa interior.