17 de septiembre de 2008

Fruslerias de la Cibeles Madrid Fashion Week


David Delfín primavera-verano 09

Ay, ay, ay, recién aterrizados con el jet lag de la semana de NY, se estrena Madrid con idéntica ilusión. Estamos siguiendo los desfiles por antena.nova desde hoy (2º día) y no queremos ser criticones pero por qué se tortura a la audiencia con tal caterva de presentadores que atropellan verbalmente a sus invitados, que titubean, dicen simplezas... Lo hemos pasado realmente mal escuchándolas, obviamos a Paloma Lago que ha sido la única esforzada en estar al nivel requerido. Y algún comentarista que salvó la papeleta de una retransmisión para quitarle el sonido y gozar solo de las imágenes.
Por ahora nos ha gustado de lo que más, el clasicismo de David Delfin, sí increible hablando de un diseñador que se dió a conocer por un revuelo mediático, al que se le ha tildado de terrible, que va siempre rodeado de una pandilla de modernos y que en persona parece encantador y ajeno a todo el circo que sigue su estela de chico listo. Paso a paso ha merecido su hueco. David maneja las tijera con dominio de sastre, nos encantan sus pequeños detalles de camisería. Esta colección está plagada de colores empolvados de la gama de los rosados como la piel humana, como la desnudez. Diastema (la separación entre los dientes, la misma que él se ha practicado porque le gusta) ha sido presentado a golpe de sonidos de corazón motorizados por una máquina y con los modelos luciendo unas gafas de oxígeno (esos tubitos que insuflan a los enfermos aire que respirar por la nariz) Un aire muy cinematográfico y tenso en la puesta en escena, agudizado por la oscuridad de la pasarela sólo iluminada por un haz de luz. Para el diseñador la interpretación está abierta, pero apunta a la falta de oxígeno que la vida diaria nos provoca y a la necesidad de tomar un respiro. Diastema también supone una fractura con sus anteriores colecciones para mujer, pues en esta la muestra tal y como es, sin ambigüedad. Una pieza maravillosa, unos pantalones plisados son el recuerdo que mejor guardamos de su colección.
Hablar de Miriam Ocáriz es hacerlo de estampados, es una excelente grafista pero en esta colección nos ha decepcionado y sus mezclas de estampados no nos han gustado. Mezclar flores con cuadros príncipe de gales solo puede ser considerado una osadía para las chicas de perlas en las orejas.



Un gran lazo presidía la pasarela y lo vimos reflejado en suaves blusas de muselina, pero ya hubo lazos en su colección de invierno. Ocáriz podría haber sido el relevo de Lydia Delgado (el cuento hecho moda, los detalles que nos convierten en niñas de cuento), pero ha deambulado por el camino del mainstream ñoño y sus piezas esta vez no han tenido el encanto casi mágico, infantil, al que nos tiene acostumbrados. Quizás la próxima...

6 comentarios:

Di dijo...

Yo también seguí la anterior edición de Cibeles por .nova y acabé viendolos sin sonido.

Y Delfín, el mejor hasta ahora con diferencia.

t38 dijo...

Di, pienso lo mismo, por qué no se callan?!
Seria impensable tanta interrupción en cualquier retransmisión de caracter cultural como una ópera, una performance...etc.
Pues sí por ahora, Delfin está demostrando ser un couturier.

Besos!

Marieta dijo...

No podían contratar a alguien con un poco de idea de moda? tanto presentadoras como colaboradores, da pena escucharlos. Creo que unos cuantos bloggueros lo haríamos mejor que ellos
besos

t38 dijo...

Pues sí Marieta, sería un gran sueño hecho realidad. Eché de menos que no hablara de otras colecciones de los diseñadores, de sus trayectorias, influencias...vamos un poco de documentación sobre cada uno de ellos.

Besos y gracias por pasar!

ad-fashion dijo...

La verdad es que en españa la moda pàrece que no existe en televisión, salvo durante la semana de la moda. Y para lo que dicen valdría la pena que no dijesen nada, si a los que nos gusta ver los desfiles queremos eso, ver los desfiles y punto, y no escuchar a dos o tres que no tienen ni idea de lo que dicen.

t38 dijo...

Exacto ad-fashion solo interesa durante 2 semanas al año y por eso justo estamos a años luz de otras ciudades. Hoy sigo viendo los desfiles y flipando con los comentarios de "las especialistas en moda" :(
Besos!