7 de noviembre de 2012

Pequeñito y molón


La vida en un clutch nos parecía una cosa difícil pero ahora no podemos vivir sin él. ¿Cómo es posible que tenga cabida lo imprescindible en un espacio tan pequeño? El mundo clutch vive una creatividad impresionante: de pvc con tinta en sus entrañas, cajitas de plástico, los clásicos de colores, metálicos, estampados diversos, dos mejor que uno, formato sobre, los que son como un bolsazo sin asas... y hasta de pelo!! Es nuestra mascota más fiel porque por lo menos a mi me pasa, que no me gusta llevar mucho volúmen colgado del hombro. Este bolso nos ayuda a sintetizar y resumir nuestra existencia (al menos la diaria) en un minúsculo habitáculo. ¿Cuál es tu preferido? ¿Lo utilizas también en invierno? ¿Qué formato prefieres? Sí ya sé... demasiadas preguntas para un accesorio tan chiquitito :) Pero me curiosea saber si lo habéis incorporado en vuestro día a día.


3 comentarios:

NoEsTrivial dijo...

Aunque soy de bolsazos, me encantan los clutchs, tengo algunos y me siento muy cómoda con ellos, los encuentro muy chic y si que es verdad que te obigan a sintetizar, jajaja.

http://noestrivial.blogspot.com.es/

MªCarmen dijo...

adoro los clutch tengo mil en mi armario y no puedo vivir sin ellos.
besos guapa

wardrobearoundtheworld

Talla38 dijo...

No es Trivial, son brevemente exquisitos!
Besos

Mª Carmen,
Me encantan porque nos liberan los hombros.
Besos

Y gracias a las dos por pasar :)