20 de febrero de 2012

Goya 2012 Alfombra roja: la cara B

Y buaaah buaaah buaaahhh toda alfombra roja tiene una cara amarga, una lista de los vestidos que nunca debieron existir. Más que suspender a las actrices, nos cargamos a sus estilistas, consejeros y en definitiva enemigos del estilo.
Por razones variadas estos han sido los horrores de los Goya 2012, ahí van los premios al peor vestuario:

Alba García con un vestido excesivo y color descafeinado que le afea. El peinado tampoco ayuda mucho que digamos.


Lo de Cristina Brondo no tiene nombre. Hemos visto mejores estilismos incluso en la cantante de Camela. Ese cuello joya que sujeta un despropósito de volantes merece un lugar en el contenedor de ropa pero no en el armario de una actriz tan buena y tan guapa.


Cristina Peña con su vestido de punto ceñido suspende en todo: color, estampado, forma. Quién da más...


Ingrid Rubio de Moschino, una cazadora perfecto con mangas abullonadas sobre vestido de raso. Cuero y raso no parece mala apuesta pero observando los volúmenes, como queda la cazadora cerrada, el largo de la falda.... Nada encaja.


Lucía Jiménez no acierta con un Pedro del Hierro que sencillamente no es para ella.


Y Melanie Griffith, con un vestido, dama de rosa, que parece haber dormido largos años en el fondo de su armario y del que nunca tuvo que salir. Lástima porque sería tan fácil vestirla y hacerlo bien.


Nathalie Seseña, no y no al efecto de ese encaje tan poco tupido sobre un forro nude.



Mira que llevar un Nina Ricci y equivocarse... Pilar López de Ayala, o como complicarse los pelos en un Goya sí y otro también. El vestido causa el efecto de regalo mal envuelto.


 Ruth Gabriel o como parecer inmensamente mayor.


Y por último, con mucho dolor por parte de la redacción de T38, dos estilismos que no están a la altura de dos grandes actrices (que deben o deberían tener una legión de estilistas y asesores): Salma Hayek a la que hemos estado a punto de pasar al otro lado, pero es que hay un no-sé-qué en el pelo o el vestido... No nos convence... Y la gran Victoria Abril que tanto arriesga (y nos gusta cuando lo hace), pero que en esta ocasión ha errado al envolverse en cobres. Eso sí, durante la gala sacó un vestido flúor que nos compensa este.


2 comentarios:

Anna W dijo...

Tienes razón, que desastre de estilismos!

blog dijo...

Como bien sabes Anna W: todas suspendidas hasta los próximos Goyas!!!!
T38