15 de enero de 2012

Mejor que en chándal... en Pijama!

En el Smoda de este sábado, en la sección compras inteligentes citaban la confirmación de un clásico que siempre vuelve pero que nunca llega a cuajar: el pijama.
Hace tiempo que quería hablar de este dos piezas de aparente comodidad pero que tan difícil nos haría la vida, porque como escapar de las insidiosas miradas de la vecina al coincidir en el ascensor con esta exquisita prenda del easy-living.
Desde luego, si nos lanzamos, es más de primavera que de invierno (un no rotundo a pisar la calle con la felpa encima); ya que las sedas, muselinas y encajes le hacen ganar enteros de sofisticación. Y de eso se trata, de parecer pero no imitar, de llevar en realidad un pijama con el que nunca nos iríamos a dormir o al menos habitualmente. Que levante la mano la que salió a la calle, aunque sólo fuera por una vez y en caso de extrema necesidad ;) con el pijama puesto... Ops! dejo de escribir que he de ir a por la barra de pan y voy a probar que tal se anda así de cómoda y dominguera. Ya os cuento...


El límite de la comodidad estaría en esta frontera...


4 comentarios:

Anónimo dijo...

Jajajaaaa yo sí que he salido en pijama a la calle pero camuflada.... Estos me gustan mas. Genial el blog.

anasú

Miss Maldon dijo...

Anasú: Pues sí, más de una lo hemos hecho. EStoy contigo estos pijamas no son cualquier cosa.
Gracias por pasarte.

Diana dijo...

Dios!!! pero que pijamón mas horroroso. Los demás son monos, la verdad

Miss Maldon dijo...

Diana: jajajja es verdad es un pijama preadolescente total. Noto la felpa.

Besos y gracias por pasar