18 de enero de 2012

Magnetismo



No os ha pasado que váis por la calle pasa un tejido y lo queréis tocar, pues a mi sí. El otro día, era un abrigo de pelo de camello, lo llevaba una señora e hice lo posible por pasar por su lado y así furtivamente acariciarlo con la mano. Y es que hay texturas, suavidades o rugosidades, colgantes o incrustadas, que captan el ojo y el dedo inmediatamente necesita experimentar. Os propongo unos cuantos que desgraciadamente... no podré tocar...



2 comentarios:

Anónimo dijo...

Mis "tactos" favoritos son la seda, la alpaca, el terciopelo y el tweed. Interesante post.
Os he descubierto y ya soy fan.
Irma

Miss Maldon dijo...

Genial elección.
Gracias por pasar y quedarte Irma.

Saludosss