28 de julio de 2008

Moi, Veronique de Amberes


Instalación de Michelangelo Pistoletto "Venus de las telas", 1967.

He pasado estos días en Amberes, ciudad de moda y que vive la moda como pocas otras, algunos hablan de ella como la nueva París. La efervescencia por la moda se nota en cada esquina de esta caminable ciudad con alta dosis de tiendas y con una reverencia absoluta y discreta por los seis de Amberes y los que vinieron después. Una de ellas es Veronique Branquinho, alumna ejemplar de la Academia Real de Bellas Artes de Amberes que firma su mayoría de edad, 10 años, con una retrospectiva. Y siguiendo su atractiva estela fuimos a visitar la exposición Moi, Veronique (Branquinho toute nue) resumen de sus creaciones en otro templo sagrado el MOMU (echamos de menos que no hubiera más exposiciones pero al parecer el museo se dosifica y sus tesoros se encuentran dentro de las recámaras, ajenos a los ojos del turista o curioso ocasional, para empezar el momu es sobrio, no tiene tienda de gadgets para el público, sólo una interesante libreria Copyright)


Ambiente de la colección primavera-verano 2005 : Emmanuelle
(film francés erótico de 1973 con Sylvia Kristell)



Fotos para Branquihno de Alex Salinas


Diorama con música de Pat Benatar e imágenes de la colección otoño-invierno 1999-2000


Habitación circular: selección de la diseñadora de sus principales siluetas
desde 1998 al 2008 dispuestas en círculo en una oscura habitación



Vestido de seda impresa con un paisaje surrealista
(cielo estrellado y puesta de sol). Primavera-verano 2006



Vestido de lurex dorado con algú toque adamascado, inspirado en los vestidos
llevados en Afghanistan y la India. Otoño-invierno 2002-03



Habitación de la luz, sucesivos maniquís
separados por cortinas de cuentas transparentes



Izq. traje de lana shetland inspirado del clásico Chanel realizado en tricot grueso.
Dcha. Blusa en algodón, con mangas transparentes y decorada con volantes. Otoño-invierno 2002-03



Chal con capucha de tricot, vestido sin mangas recubierto de tul. Otoño-invierno 2003-04


Izq. body con motivo de llamas en broderie, pantalon amplio de lana.
Centr. blusa de seda con pliegues, falda de lana con detalles fruncidos y cinturón de metal y piel de serpiente.
Dcha. chaqueta de lana inspirada en hombre, con cierre frontal trompe-l´oeil con falda de punto.
Otoño-invierno 2004-05



Pull en tricot trenzado, falda de satén de seda con bandas al bies. Primavera-verano 2001.


Instalación con Porche Carrera forrado en tweed


Colección Cómplice (línea creada para él y ella de corte clásico)
Otoño-invierno 2006-07


La exposición se inicia con el toque sensual de grandes fotografías al estilo Emmanuelle correspondientes a la colección de primavera-verano 2005. Pero de eros pasamos a thanatos o si no, no sería Branquinho. Auténtico miedo pasé en la siguiente sala que rememora un bosque sombrío con amenazantes ruidos y el sonido de unos tacones solitarios en movimiento, por los árboles zapatos de sucesivas colecciones colgados, sin rastro de sus dueños. El bosque es un recurso utilizado por la diseñadora, lo hizo en su primera colección de primavera-verano 1998 y diez años más tarde volvió a recurrir en la de otoño-invierno 2007/08. Le gusta el bosque como símbolo de lo misterioso y lo ambigüo, de lo oscuro, y lo peligroso pero también como lugar purificador y tranquilizante.
Las siguientes salas se alternan (a través de pesados cortinajes de terciopelo color sangre en los que es fácil equivocarse y no encontrar la salida) en un juego de luces y sombras con puestas en escena oscuras y otras exageradamente luminosas. Casi se respira al llegar a la luz, una se permite recrearse con los detalles de su obra con tranquilidad, sin opresión, porque no sé si os ha pasado con alguna exposición de moda pero ver a los maniquís en un ambiente de penumbra y si encima la atmósfera es tenebrosa, da miedo.
Hay también presencia de la música tan importante para la diseñadora (una jukebox en una de las estancias en la que seleccionar canciones asociadas con estados de ánimo, impresiones) y cinefilia (Emmanuelle, retazos de películas, homenaje a Laura Palmer de Twin Peaks) en una exposición que reafirma que Branquinho diosa de los noventa, maneja la aguja con dominio de sastresa, adora las materias nobles y se mueve muy cómoda en la dualidad hombre-mujer (robando del guardarropa masculino piezas y tejidos)
Veronique es a la vez luz y oscuridad, es la suya una moda pensada, ni gratuitamente sexy ni gratuitamente masculina porque las mujeres somos mucho más complejas que la imagen que nos devuelve el espejo. De la misma manera se odian o aman sus colecciones, unas veces acierta (cuando es ella) y otras erra (cuando se reinventa en colores). Por ejemplo su última colección de invierno es muy Veronique después de un verano no muy afortunado de celebración de una década en la moda.

8 comentarios:

Raquel dijo...

Estoy deseando volver a amberes, hace diez años estuve estudiando cerca, en gante, y tengo muy buenos recuerdos de esa ciudad

Holly Golightly dijo...

Me alegra tu vuelta.

Seguro que todo fenomenal. Un beso

TUPERSONALSHOPPERVIAJERO dijo...

Qué interesante tu post y tu blog. Lo seguiré de cerca. Mis intereses son similares a los tuyos. Si te apetece date una vueltecita por http://tupersonalshopperviajero.blogspot.com/
saludos
;-)

Ufff, Que me pongo hoy???? dijo...

Amberes.. oues si que parece un destino interesante ..a buscar un billetito..jejejej.. BIENVENIDA!!!

D.Perfecta dijo...

Hay que ir pensando en visitar Amberes.

Embrujada dijo...

La verdad es que es muy interesante tu post. Me dan ganas de coger el primer avión e ir directamente a la exposición :)

Di dijo...

Que ganas de visitar Amberes... y el porche de tweed es lo más, jeje.

Bienvenida de tus vacaciones.

Bss

t38 dijo...

raquel, es una ciudad muy familiar, te haces con ella en un solo viaje.
holly, todo perfecto, la ciudad superó las expectativas.
tupersonalshopperviajero, ahora mismo me paso a "cotillear" tu blog.
uff que me pongo, te recomiendo mirarlo con tiempo en vueling, puedes conseguir excelentes precios.
d.perfecta, lo dicho, hay vuelos baratos y un montón de bed&breakfast encantadores para alojarse.
embrujada, si te animas, no dudes en preguntarme.
di, sin duda es un porche para una ciudad en la que en invierno te pelas de frío.

Besos a todos y un millón de gracias por pasaros