14 de marzo de 2008

Mírala bien porque es la última

En efecto, Paulo Melim Andersson tiene ya fecha de caducidad en Chloé y se despide de la firma con esta colección para el próximo invierno.

Apenas tres colecciones (sin contar la crucero) desde invierno 2007 que no han sido suficientes para revalorizar el título legado por la inalcanzable Phoebe. Una lástima, ahora que el escandinavo (ex-Margiela, ex-Marni) estaba alcanzando carrerilla para el vuelo. Esta última colección presentada así lo confirma. Si las primeras fueron un intento de alejarse del cool chic ideado por su predecesora, con un renacimiento por ejemplo, de las toscas doc martens que a buen seguro, no encadilaron a las fans de la firma. El Paulo del invierno 2008 es más Philo que nunca: colección romántica, más bonita. Pareciera que el diseñador hubiera escondido los discos de rock para escuchar grandes baladas de amor.

Pero, demasiado tarde, los números no han cuadrado y el público fiel de Chloé no se ha querido casar con la propuesta más radical de Melim. Los jefes han inclinado el pulgar hacia abajo. Y es que la herencia de Phoebe pesa mucho.

Ahora el testigo pasa a Hanna McGibbon, ayudante de Valentino que ya trabajó hace tiempo durante 5 años al lado de Phoebe Philo en Chloé. Esta vez no se ha querido arriesgar, se elige a una mujer, próxima al universo de la dirección artística que marcó la firma para siempre, colaboradora también de otro grande en lo que a elegancia y sutileza se refiere. Muchas cartas en la manga para esta vez sí, lograr el apoyo de la clientela.
Esperamos que McGibbon consiga devolver a la firma su eterno femenino, de lo contrario la misma suerte correrá...









8 comentarios:

chloe dijo...

la verdad es que era la primera coleccion de paulo que me habia gustado, a ver si vuelven a ser las colecciones tan chulas como cuando phoebe (soy una super fan de la firma)

t38 dijo...

Coincido contigo Chloe, es la primera colección que me gusta de Paulo; aunque le han criticado que no incluyera pantalones (sólo tipo leggins) que son buque insignia de la firma y Philo revalorizó. El trabajo de Phoebe dificilmente se podrá superar. A ver qué hace la nueva...

Besos y gracias por pasarte

Nothingtowear dijo...

Inexplicable, de esas cosas que pasan en la moda y no se sabe muy bien porqué, aunque mejor dicho sí: mandan los buyers, que no consiguen colocar las nuevas propuestas, siguen queriendo vender pantaloncitos de pinzas y blusitas con canesú. Pues ala, vuelta a la prehistoria, vuelta a los cuellos babero, los bordados infinitos y los volantitos de gasa. Así nos va...
Estaba dandole vueltas a un post sobre la noticia, pero ya has dicho todo lo importante... Buen trabajo!
Un beso,
Eva.

Bego dijo...

Pues a mí me gustaba la línea de Paulo, más moderna, menos ñoña, menos empalagosa, más adulta, más difícil también,... una pena que lo echen, la verdad

t38 dijo...

Hola Eva, Hola Bego,
pues sí, lo arriesgado nunca ha sido patrimonio de las masas y hay miedo a romper una imagen preestablecida cuando una firma se asocia a un status con el que se identifican sus clientas. Ayer supimos que Gucci es la firma de lujo preferida en todo el mundo, no me imagino ofreciendo a sus clientas doc martens por mucho logo que llevaran, ni a las acérrimas de Prada de leopardo, ni a las fans de Cavalli con cuello alto... Es la tiranía del imaginario de ciertas marcas.

Besos.

M* dijo...

La verdad es que entré en shock cuando me enteré de la notícia.
Me encantaba el giro que Paulo le había dado a la marca (buena muestra de ello es esta última colección, para mi gusto, una esquisitez)
Aunque parece que lo que las clientas demandan son volantitos ñoños y gasas, una pena, la verdad...

susanauve dijo...

Coincido contigo... :)
saludos...

t38 dijo...

m*, susanauve,
el negocio de la moda hace girar su maquinaria con rapidez y olvida pronto.

Saludos y gracias por pasar