1 de diciembre de 2007

Viena y la moda




Gustav Klimt es uno de los pintores que más estrecha relación guarda con el mundo de la moda. A comienzos del XX, Viena era el centro creativo de Europa. La clientela que compraba sus cuadros era muy exigente en lo que a gustos se refiere, y por supuesto en moda. Era la alta burguesía judía, que sin limitaciones de dinero podía acceder al lujo, siguiendo las últimas tendencias de la época en París y Londres.

Su musa, amiga y amante Emile Flogë (en el cuadro de arriba retratada por el pintor con vestido diseñado por la propia Emile) fue propietaria, junto a su hermana, de una famosa tienda de modas en Viena; para la que Klimt diseñó algún que otro modelo.

En Mariahilfstrasse (una de las principales arterias comerciales de la ciudad), la tienda que traía tejidos de prestigiosas firmas como Chanel o Rodier, se convirtió en punto neurálgico de la exquisitez, al que toda dama vienesa debía acudir. Hacia 1935, la tienda de las hermanas Flöge inició su declive, siendo cerrada tres años después por falta de clientela.

Viena en lo que se refiere a moda, siempre ha estado en nuestra cabeza relacionada con Helmut Lang: Experimental (precursor de nuevos tejidos tecnológicos) y pionero (el primero en presentar una colección a través de internet), el maestro del minimalismo en los 80 (aunque abobine del término) forjó un estilo que lo caracterizaría para siempre, a partir de los trajes de sobrio corte que su madastra le obligó a vestir cuando tan solo era un adolescente.
En el 99 Prada compra la mitad de la firma e intenta relanzarla con una estética más lujosa... Error. En la actualidad una compañía japonesa (Link Theory Holdings) es la propietaria y quiere reflotar la firma de la mano de Michael and Nicole Colovos; pero sin traicionar su inspiración primigenia.

Viena es referente de modernidad, de innovación, de ropa cómoda, casi deportiva para hacer la olimpiada de la elegancia. Helmut ha dejado estela en su ciudad, hemos encontrado a una cohorte de discípulos....


Hartmann Nordenholz

5 comentarios:

aka scrunchie girl dijo...

Bárbaro!De Klimt me apasiona sobre todo su época dorada, y aunque suene típico, el beso, por la mísitica simbología que emana.
(desconocía su faceta de "diseñador", por pocos vestidos que hiciera debieron ser puro espéctaculo).
Marios Swchab me encanta, muy en la onda Amberes y con un punto british a lo Kane.
Besos!

Shopaholic dijo...

Me encanta Klimt, El Beso me parece casi perfecto, simpre que me topo con una fotografia de ese cuadro me quedo embobada mirandolo...
Y Viena es un destino que tengo pendiente visitar, en cuanto ahorre un poquillo...

Un beso!

Namy dijo...

los tres ultimos modelos que nos propones, me encantan.
Algo distinto, elegante y moderno...
Besitos.

Bego dijo...

Hola guapetona! Un favor: ¿Podrías preparar un post sobre diseñadores belgas de última hornada? Voy en un par de semanas a Bruselas y me gustaría ver cosas nuevas.
Besos,
Begoña

t38 dijo...

Aka,
cogi la historia al vuelo escuchando RNE (R5) y tirando del hilo una historia del pasado me llevo a otros diseñadores del momento. Me encanta que te haya gustado. Besitos

Shopaholic,
a mi también me han entrado unas inmensas ganas de ir. Besitos

Begoña,
ummm que envidia. A ver si investigo algo por ahí para un post de encargo que te sea útil. Besitos