14 de octubre de 2007

Corsé, guardainfantes y ...esos pelos








El reciente rodaje de la última película de Keyra Knightley "The Duchess" nos viene al pelo para escribir sobre una de las debilidades de T38: la historia de la indumentaria femenina.

La peli ambientada en el sXVIII, época rococó, nos regala un vestido ejemplar de lo que significó la vestimenta de la mujer en dicho periodo.

En la época rococó la parte superior del vestido bajó hasta dejar casi el pecho al descubierto. Pero pese a dicha licencia, se intentaba distraer la vista de los senos enmarcándolos en telas brocadas, bordados, lazos, puntillas... Estos petos tan ricamente ornamentados iban sujetos con alfileres al resto del cuerpo, de ahí las horas que costaba vestirse.

El guardainfantes, que es esa estructura que daba volumen en la parte posterior de la falda, se fue dividiendo en dos mitades en el transcurso del siglo, a derecha e izquierda de la falda, y constituía un código obligado de vestir al que una mujer elegante y al gusto de la época no podía renunciar (algo así como el acento de los complementos del código de vestir actual) Además estos volúmenes a ambos lados, como caderas infinitas, a las mujeres de entonces les encantaban. Yo creo que las caderas sinónimo de fertilidad y belleza quedaban exageradamente pronunciadas y constituían todo un artificio para atraer a los hombres.

El conjunto lo coronaban altos peinados, el de Keyra en las fotos es discreto en comparación con los que lucían las coetáneas del XVIII: reproducciones de carrozas, escenas de caza y de guerra, cestas de fruta... Los rostros femeninos empequeñecían con semejante marco, al más puro estilo rococó. Estamos en el siglo de lo ostentoso y el menos es más no se inventará hasta el XX...

Si os interesa conocer más sobre la historia de la indumentaria no os defraudará el libro editado por Taschen: "Moda. desde el siglo XVIII al siglo XX" que utilizando como referencia visual la completísima colección del Instituto de la indumentaria de Kioto recorre lo que han siglos de evolución en el vestir desde el contexto histórico. Lo hay en versión bolsillo (6,99€) y en versión enciclopédica de dos tomos, poco manejable para leerla en el bus, pero una gozada para disfrutar de él en casa.

5 comentarios:

Alma DeLuXe dijo...

A mí también me apasiona la historia de la moda, espero que esta no sea tu última entrada sobre el tema...En concreto el siglo XVIII me parece fascinante, con todo ese artificio...y qué me dices del maquillaje? Caras hieráticas, empolvadas hasta el infinito, pómulos sonrosados como manzanas...soberbio. Un besito desde la suite!!

cuadernostv dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
t38 dijo...

Alma,
sí todo un ritual que con los siglos y las necesidades por suerte para nosotras, se ha abreviado;)

Pues hazte sin dudarlo con el libro. Te encantará.

Gracias por pasar!

aka scrunchie girl dijo...

"Oído cocina".
A la casa del libro, de cabeza.
Besos!

t38 dijo...

Sí,sí scrunchie girl, no te arrepentirás!
Besitos.