1 de julio de 2007

El cuento de la lechera escandinava

Si alguna vez en mis paseos en bici por mi ciudad o yendo a trabajar, encontrara un boleto premiado de la primitiva olvidado en la acera... o un maletín con dinero extraviado... o cobrara una millonaria herencia de una persona desconocida a la que ayudé un día cualquiera a cruzar la calle y claro, me guarda gratitud... digo que si llega ese día... ¡Me pongo una tienda!

Y esta marca escandinava sería firme candidata a colgar de las perchas:

Ivana Helsinki
Finlandesa. Definitivamente los estampados son su fuerte y me gusta además por esa eclosión de naturaleza (lógica por el pais de donde proviene) y luz (ilógica por el pais de donde proviene) que desprenden sus diseños.




Sus vestidos son tan originales como la historia inventada para retratar la filosofía de la firma.

En 1938 Ivan J.Paolovski llegó en tren a Helsinki proveniente de Vyborg (que estaba por aquel entonces bajo la ocupación rusa) y fundó la empresa de cerillas más al norte del globo en el oscuro e inhabitado bosque al este de Helsinki. La filosofía del fundador por una vida sencilla cerca de la naturaleza sedujo a los trabajadores de la fábrica de cerillas, y todos los sábados se iban de camping. La fábrica crecía al ritmo que el este de Helsinki se iba poblando y naciendo como ciudad. Hoy Ivana Helsinki es una de las fábricas de cerillas más grande del mundo aunque también manufacture ropa.

2 comentarios:

viviana dijo...

hola, que interesante tu blog, ahora mismo me pongo a ver la coleccion entera.
Besos.

t38 dijo...

Hola Viviana,
que sepas que eres una de mis lecturas de cabecera junto a The Sartorialist. Y a mi novio le encanta tu blog y como escribes.

Es un halago que te interese talla 38.

Besos paisana.